Autenticaciones

Autenticaciones

La NOTARÍA 26 DE MEDELLÍN se permite informar la lista de autenticaciones más comunes así como algunas anotaciones relevantes al respecto de las mismas:

Firma Registrada

  • Para registrar la firma lo puede hacer como representate legal y/o persona natural.
  • El registro de la firma se hace con la presentación de la cédula de ciudadanía y el certificado de Cámara de Comercio si es el representante legal o certificación del cargo.
  • Tratándose de persona natural, únicamente se requiere la cédula de ciudadanía.
  • El acto es totalmente gratuito y se debe renovar cada año.

Autenticación de Copias y Documentos

El notario puede autenticar copias mecánicas, literales o digitales, siempre que éstas correspondan exactamente al original que tenga a la vista, o que comprendan la integridad del documento exhibido y lo reproduzca con fidelidad.Los documentos que consten de varias hojas, se debe anotar en cada una de ellas. Toda autenticación deberá llevar la fecha del acto y la firma del notario.

La autenticación se lleva a cabo entre otros en los siguientes casos:

  • Documentos internos como aquellos guardados en el protocolo de la notaría o en sus archivos.
  • Documentos externos que son los que se confrontan con el original o con otra copia autenticada.

Reconocimiento de Documentos Privados

El notario podrá autorizar el reconocimiento que los usuarios hagan de sus firmas puestas en un documento y del reconocimiento del texto del mismo.

El reconocimiento se realiza entre otros en los siguientes casos:

  • Documentos privados pre-elaborados.
  • Otorgamiento de poderes especiales.
  • Permiso de salida de los hijos menores al exterior.
  • Contratos de arrendamiento
  • Contratos comerciales o civiles.
  • Autorizaciones a terceros para realizar trámites.

Diligencia de reconocimiento de personas sordas, ciegas o que no saben leer

Las personas limitadas en su visión, en su oído o que no sepan leer, puedan solicitar al notario el reconocimiento de sus documentos privados.

  • Si se trata de personas ciegas, el notario leerá de viva voz el documento y si fuere consentido por el declarante, anotará esta circunstancia.
  • Si se trata de una persona sorda, ella misma leerá el documento y expresara su conformidad.
  • Si es una persona sorda que no sabe leer, se traducirá el documento en lenguaje de señas y se dejará constancia de lo mismo.
  • Si se trata de una persona que no sabe leer, manifestarán al notario su intención para que se establezca su concordancia con lo escrito y se cerciore el asentimiento de ellos, tanto para obligarse en los términos del documento como para reconocer su contenido y rogar su firma.